miércoles, 30 de junio de 2010

500 days of summer


Nunca he estado muy predispuesto a ver comedias románticas, es más, creo que siempre las he detestado, quizás por sus finales sumamente predecibles, tal vez por sus recursos fantasmales al intentar hacer una comedia diferente. No lo sabría decir con exactitud, sin embargo también he de confesar que siempre he tenido, al menos a una de esas películas, muy cerca de mi escaso panteón cinematográfico. Es así como por un tiempo determinado tuve a “No sos vos, soy yo” de Juan Taratuto, como la película predilecta de ese tipo. Creo que hasta la llegué a ver 3 veces, alguna de ellas totalmente ebrio, otras no tanto, y por la cual pude descubrir a Drexler.
Sin embargo hace unos días, dicha película pasó a ser cambiada por otra. Una película que todavía sigue dándome vueltas por la cabeza, y cuyo soundtrack ha provocado que vuelva a retomar mi viejo teclado CASIO, mientras lanzo alaridos en mi pésimo ingles. La película a la que me refiero es: “500 days of summer” que fue escrito por Scott Neustadter y Michael H. Weber, dirigido por Marc Webb, producido por Mark Waters, y las estrellas Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel. Y cuyo estreno fue en el festival de Cine independiente de Sundance en el 2009. Siendo un éxito en dicho festival.
Una película irónica, con una estructura narrativa muy poco usada en este tipo de películas y sobre todo con un soundtrack, cuyas canciones logran aparecer en el momento determinado de la historia. Desde el inicio de la película, nos encontramos con una dedicatoria un tanto subida de tono, y con una voz en off que nos advierte que aquella película no es una película de amor, sino una sobre el amor. Para algunos pareciera ser lo mismo, pero no lo es, ya que esa voz en off sumado a una narración no lineal, logra cierto distanciamiento predispuesto al análisis de las relaciones, pero a la vez no deja de lado la historia.
Una historia que habla de las relaciones y del fracaso de las mismas. Un crítico de cine del festival de Sundance diría: “500 days of summer es la película de la generación del Facebook”. Y es probable que lo sea, con ese humor negro que nos lleva al borde de la risa y del llanto, con un Joseph Gordon muy adentrado en su personaje de arquitecto que trabaja para una empresa de tarjetas, que cree en el destino de dos personas, en la mujer de sus sueños, y que necesita de los consejos de una niña de 13 años respecto al amor y al olvido, para poder salir adelante, y con el cual es muy difícil no identificarse.
Además Zooey Deschanel luce preciosa, con esos enormes ojos que son enfocados a lo largo de la película, y cuyo personaje es totalmente diferente al de su protagonista, ya que ella no cree en el destino de dos personas, pero si cree en el amor libre, sin compromiso, en ese supuesto amor no civilizado que más de uno ha gozado alguna vez.
“500 days of summer” es sin lugar a dudas una excelente película que nos provocará reencontrarnos con uno mismo, quizás con alguna etapa quemada, o que se esté viviendo. Porque definitivamente no es una película de amor, ese término tan manoseado por el cine, sino de las relaciones, que al fin al cabo, es lo único cierto y palpable que existe.


miércoles, 23 de junio de 2010

El soundtrack de la semana

En estos días de fiesta extrema, preocupaciones no tan banales, decepciones europeas, una canción, una sola ha servido a manera de soundtrack para acompañar todas estas ganas de salirse de la vida. Me refiero, a la que sin lugar a dudas, debió ser la canción oficial del mundial. Creo que es lo mejorcito que se ha hecho Coca Cola, desde que tengo recuerdo, y desde que me anda destruyendo los intestinos. No entraré a detallar la biografía de este músico Somalí, ni de las influencias musicales que los críticos musicales dicen percibir en sus dos discos, ni mucho menos de la mezcla de sonidos africanos que logra plasmar junto al reggae. Sin embargo creo que basta, con tener la certeza de que aquella canción logra reunir la naturaleza de toda África.





Los agradecimientos por el video y por los subtítulos, son para: nomandosms


Y ya que estamos en esto, solo recordar al último campeón de la cosa Quo Vadis


El campeón






El perdedor, maldito botado,ya volviste a tu realidad...U_U

miércoles, 9 de junio de 2010

Mark Miller, eres un maldito genio!

En estos días sumamente grises, sin ver ningún rostro conocidos y con un puente de sentimientos que en los últimos días se parece más a un puente elevadizo, el único momento de algarabía, de breve excitación, ha sucedido hace tan solo unos minutos atrás, luego de que terminara de leer la segunda novela de Vargas Llosa que no me ha gustado (ojo, he leído muchos para los mal pensados) y me acercara una vez más a mi monitor para leer una novela grafica de Mark Miller que me descargué la madrugada de ayer. He de admitir que Mark Miller siempre ha sido uno de mis guionistas de comics favoritos, pero también he de aceptar que me sorprendió encontrarlo como el creador de una novela grafica, y que a riesgo de ganarme una reprimenda de algún colega Friki, siempre he considerado que las novelas gráficas se encuentran en un escalón más alto que los comics.
Lo segundo que me llamó la atención “Shosen” (que es así como se llama la novela grafica) fue la breve sinopsis que el taringero posteador se encargo de pegar, ya que dicha sinopsis es la que aparece por todas partes, por lo que supongo que era parte de la contraportada, que es la historia de un chico de 12 años que vive en un pueblo cualquier de Estados Unidos, que de pronto descubre que es la reencarnación de Jesucristo. Es así como Miller nos muestra una visión de aquel descubrimiento, que en realidad no son más que los recuerdos del propio protagonista, y como de pronto se ve convirtiendo agua en vino para estar con sus amigos, curando los ojos desviados de otro amigo suyo, respondiendo todas las preguntas históricas y matemáticas que le realizaban sus profesores, pero quizás lo más profundo sea su intento por convencer de su existencia al párroco de su iglesia que hace mucho dejó de creer en Dios.
“Shosen” es una novela dividida en tres partes, en donde la estructura de la narración, nos recuerdan la típica estructura de los comics de Marvel, en especial en personajes como “Wolverine” o el “Punisher” y que en honor a la verdad, también se encuentran presentes dentro de la novela. Sin embargo, “Shosen” brilla con luz propia, con una narración mesurada, con elementos típicos de la sociedad moderna, y que fácilmente pueden confundirse como algún refrito, pero también es cierto que dicha idea preconcebida, quizás hasta provocada, está muy equivocada.
Y para no hacerla larga y como tampoco pretendo quemarles la historia, solo les diré que es una gran historia, con uno de esos finales que muy pocas veces se logra ver en los comics, y que hacen que a uno se le disipe, al menos por unos momentos, las telarañas que adornan nuestras madrugadas.
Aquí les dejo el link en donde pueden descargarse la novela, los agradecimientos son por supuesto para el taringero:
http://www.taringa.net/posts/comics/5558585/Chosen---Mark-Millar.html