jueves, 25 de febrero de 2010

El soundtrack de la semana

El soundtrack de la semana, entre historias que parecieran ocurrirle solo a los amigos, entre campeonatos de pes que ya no gano, entre ciertas peleas que vienen sazonadas por el amor incondicional hacia una persona. Una canción que me ha rondado la cabeza y las manos por todas partes, e inclusive, en las indebidas. Una vez más el genial Quique Gonzales, con una hermosa canción llamada: “En la ciudad del viento” y a la cual considero una obra de arte, con versos que provocan sacadas de sombrero al unísono, y porque definitivamente “hay una calle que lleva tu nombre en la ciudad del viento”.



Los agradecimientos por el video son para: Bociblanco

sábado, 20 de febrero de 2010

Moon River


Es increíble como algunas veces, ciertas cosas te llevan a rememorar añoranzas que se creían perdidas. En este caso, por ejemplo, siendo las 4 y algo de la mañana, venir a recordar una canción que hacía tanto no oía, cuando los tiempos eran otros, cuando el amor no era más que ausencias no definidas que solo cobraban sentidos en las brumas del alcohol. Más extraño aun, recordarla en un episodio de los Simpson, ahora cuando el amor es algo palpable y definible a lado de esa persona que hacen que los días malos valgan la pena.
Me refiero a “Moon River” esta canción compuesta por Johnny Mercer (letra) y Henry Mancini (musica) en 1961 y que fue compuesta originalmente para la voz de Audrey Hepburn en la película: Desayuno en Tiffany's … y de la cual hay tantas versiones, pero que personalmente me quedo con esta versión que sigue logrando que se me enternezca el corazón.

Moon River, wider than a mile,
I'm crossing you in style some day
Oh, dream maker, you heartbreaker,
Where ever you're goin'
I'm goin' your way.

Two drifters off to see the world,
There's such a lot of world to see.
We're after the same rainbow's end,
Waitin' 'round the bend,
My Huckleberry friend, Moon River and me.





Los agradecimientos por el video son para: SWANPR1NCESS

martes, 16 de febrero de 2010

El soundtrack de la semana

Retomando las buenas costumbres, he decidido, espero que esta vez sea cierto, retomar el soundtrack de la semana... para todos mis lectores ficticios, despistados de huellas humedas que desembocan en esta ventana, para todos ellos... el soundtrack de la semana, uno de los tangos más sentidos, al menos para ... quizas la obra maestra de Mariano Mores, que José María Contursi -Katunga para los amigos-, dedicara al gran amor de su vida: Susana Gricel Viganó.
Pero en este caso, en una versión, sumamente hermosa en la voz de Spinetta:



Los agradecimientos por el video son para: Monoreplicante



lunes, 15 de febrero de 2010

La Teta asustada, o un canto enfebrecido hacia lo exótico

Luego de algunos meses, demasiados para algunos entendidos, decidí dejarme llevar por toda esa maraña mediática llena de reconocimientos y premios al cine peruano. Obviamente me estoy refiriendo a la película: “La teta asustada” dirigida por Claudia Llosa y protagonizada por una talentosísima actriz de nombre: Magali Solier. Esta película, que desde su estreno, estuvo llena de críticas acérrimas ha venido cosechando logros, como haber ganado el “oso de Berlín” y ser nominada al Oscar por mejor película extranjera.
De la teta se ha dicho mucho, desde críticas acertadas hasta las críticas que contienen mala leche, inclusive la película sirvió para mostrar varios sectores de nuestra sociedad, como el caso de algunos periodistas que hicieron gala de su pluma y apellido para referirse a opciones sexuales, o el caso de presentadores de televisión que dejaron ver, lo que todo peruano sabe que lleva dentro, un racimo cotidiano al punto de decirlo abiertamente en un programa de televisión.
Sin embargo a pesar de que aquellas controversias se encontraban a un nivel extradiegético propiamente dicho, aquellas también surgieron a nivel de la diégesis misma de la película. Esto debido a que muchos creen que la película muestra un Perú denigrante, que existe, que es palpable, pero que es mejor ignorar y sobretodo no hacer mala prensa. Algunos intelectuales acusaron a su directora de mostrar una mirada parcializada; que sus orígenes, su cuna, su color de piel, no le permitían mostrar una realidad verosímil, ni tratar un tema tan conflictivo como las víctimas del terrorismo. Pero lo cierto es que muy pocas críticas han querido abordar la película en sí misma, más allá de los que algunos creen correcto, más allá de un falso nacionalismo que dice que aquel que no le gusta la teta no es peruano, mucho más allá de las taras seudo intelectuales, que tienen mucho más de envidia que de objetividad.
¿Pero que tal es la película? ¿Es tan buena para que haya ganado varios premios y haber sido nominada al Oscar?
Si me hicieran aquella pregunta, estoy seguro que contestaría que no. Ya que personalmente no me parece una buena película, y no lo digo por el tema tratado, un tema complejo, divisorio, sino por la manera en como tratan una historia que nunca llega a cuajar del todo. Una historia lenta, con personajes que no logran ser verosímiles, y en donde se rescata la actuación de Magaly solier, quien prácticamente encandila con su presencia logrando manifestar el miedo en su mirada. Lamentablemente la dirección de la película no loga explotar las cualidades histriónicas de la protagonista, cuya construcción del personaje está bien logrado, pero que el espectador accede a ella, como si estuviera detrás de una vitrina. Además la película parece estar más centrada en mostrar una visión “antropológica” antes que contar una historia, y cuya visión social, que sesgada o no, está más cercana a mostrar lo exótico.
Sin embargo algunos podrían decir, si lo que digo es cierto, entonces por qué ha obtenido tanto reconocimiento. Pues yo estoy casi seguro, que se trata por lo exótico. No olvidemos que el desarrollo de la película ha sido prácticamente financiado y están detrás de ella una productora Española. Además, hay que recordar que esto no es algo nuevo, pues cuando llegó la ilustración y los europeos dejaron de preguntarse si los nativos del nuevo mundo tenían alma, comenzaron a interesarse en el nuevo mundo por lo exótico, por lo diferente, por lo que no hay a la vuelta de la esquina. Basta con recordar al “Cándido” de Voltaire para entender de qué manera se forma la construcción occidentalizada de lo exótico. Por lo que es probable que el reconocimiento, merecido claro está, que ha obtenido la Teta asustada, se deba más por la temática, muy exótica para los europeos e inclusivo para nosotros mismos, y por la gran interpretación de Magali Solier, que por la película en sí misma.
Está claro también que esta película ha hecho que muchos peruanos tengan sentimientos encontrados, con una ceremonia del Oscar que por primera vez muchos verán completa, esperando, lo que estoy seguro no se dará, porque si comparamos la Teta asustada con dos de las películas nominadas a la misma categoría, que ya he visto, como es el caso de: “El secreto de tus ojos” y “La cinta blanca”, es poco probable que en un resultado justo, de cómo ganadora, pero también es cierto, que el Oscar, la gran mayoría de veces, es de todo, menos justo.

martes, 9 de febrero de 2010

Adios Héroes

El día de ayer se emitió el último capítulo de la cuarta temporada de una de las series que más cariño he cogido. Me refiero a Héroes y a su esperada Redención, que a título personal no se llevó a cabo. Esto último debido a la reducción de capítulos, por lo que muchos personajes entrañables, pasaron a caer casi en el olvido, como fue el caso de Mohinder, el cual practicamente fue un fantasma a lo largo de la temporada.
No podríamos decir que la trama de Redención haya sido mala, todo lo contrario, porque después de una tercera temporada pésima, el regreso de Fuller, fue como un rayito de esperanza que poco a poco fue apagándose, cuando este último dejo su puesto de guionista en jefe, una vez más, aunque siguió como productor.
El problema radica en que las audiencias no han ayudado mucho, y aunque no lo quiera admitir, la serie se ha desgastado demasiado, ayudado también por los varios problemas que han venido cargando.
Lo cierto es que aun no se confirma una nueva temporada, cosa extraña, porque estas se grababan mucho antes de que concluyera alguna, pero también es cierto que el último capítulo concluyó con un nuevo volumen, pero que pese a las súplicas de sus más acérrimos fans, es poco probable que se continue con la serie.
Descansa en paz Hiro Nakamura.

lunes, 1 de febrero de 2010

¡Hasta siempre Tomás Eloy!

Y para variar, este año trae el despojos de las muertes que ensombrecieron el año pasado. Hace unos días se hacía refería a la muerte de Salinger, y hace tan solo algunas horas, cuando me encontraba revisando la versión electrónica de un diario de Colombia, me di con la pésima notica de que el escritor argentino Tomás Eloy Martínez acababa de fallecer de un cáncer, con el cual batalló durante años, a trote de caballo.
¿Qué se puede decir de Tomás Eloy en estas horas, en donde todo el mundo lamenta su partida? Creo que nada, si se tiene en cuenta que hablar de la obra, que muchos conocen y han estudiado, de la personas, que algunas pocas tuvieron el privilegio de conocer, de su loable labor periodista, de sus aportes a la crítica literaria, de su defensa acérrima de la postmodernidad, y sobre todo sus ataques certeros a los discursos establecidos. ¿Qué se puede decir que ya no se esté diciendo en estos momentos?
Podría hacer referencia a los escasos artículos que aparecían de vez en cuando por estos lares, de su primer libro de cuentos que he buscado y rebuscado hasta el cansancio sin lograr encontrarlo, de las dos noches en que tardé en leerme “Santa Evita”, de la tesis que siempre he querido realizar respecto a “La novela de Perón” podría, sí, ¿debería? No lo creo. Pues estoy seguro que los que conocimos a Tomás Eloy, al menos a través de sus novelas, estamos convencidos que hay muy poco que decir verdaderamente en todo ese ruido ensordecedor de lamentos y de incontables murmullos; que nos recuerdan que lo vamos a extrañar a horrores, con esa tristeza que abraza los corazones, y ese llanto silencio que se transfigura en palabras, que probablemente nadie lea y que seguramente a nadie importe, pero fueron y serán escritas en su memoria.

En las novelas, lo que es verdad es también mentira. Los autores construyen a la noche los mismos mitos que han destruido por la mañana.
Tomás Eloy Martínez